"Menos Sal En Nuestro Organismo"

 

 


La sal es una sustancia importante en nuestra dieta, pues ayuda al funcionamiento de algunos órganos. Sin embargo, no hay que abusar de ella.
El sodio (Na) es un elemento químico muy abundante en la naturaleza y que al unirse al cloro (NaCl), forman la sal o cloruro de sodio (NaCl). Aunque “sodio” y “sal” se usen a menudo indistintamente, son sustancias diferentes.
El sodio es esencial para la vida ya que juega un papel fundamental en el metabolismo celular permitiendo la absorción de los nutrientes, la transmisión de los impulsos nerviosos mediante el mecanismo de bomba sodio-potasio y la regulación de la osmolaridad.
Al ser un mineral que no puede producir el organismo por sí mismo, es fundamental que se obtenga a través de la dieta. Además, en comparación con otros minerales, el cuerpo humano necesita sodio en cantidades relativamente grandes. No obstante sus requerimientos deberían de ser fáciles de cubrir ya que el sodio además de aportar sabor a la comida, la favorece en muchos otros aspectos como la textura y el color.
Aprender la importancia del sodio para nuestro cuerpo y la manera de consumirlo es fundamental para un estilo de vida saludable. Así que aunque no puedas cuantificar cada gramos de sal que ingieras recuerda que entre más activo seas, más sodio podrás y deberás consumir, pero si eres una persona sedentaria, entonces deberás disminuir la cantidad y frecuencia con la que lo ingieres, lo cual le puede quitar sabor y diversión a tu alimentación. Por lo tanto mejor ¡ejercítate con regularidad y disfruta de tus comidas!
El consumo abundante de sal es dañino para la salud y es el mayor causante de que las personas desarrollen hipertensión arterial. El consumo recomendado de sal diaria no debe superar los cinco gramos, no obstante, generalmente consumimos de diez a quince gramos diarios.



Preguntas frecuentes que nos realizamos con la Sal:

1.    ¿Qué trastornos puede provocar el consumo excesivo de sal?

Un exceso de sodio puede incrementar la presión arterial desencadenando con la famosa hipertensión arterial que está muy de moda mundialmente, además de insuficiencias cardiacas, hepáticas y a la larga producir daños renales.

2.    ¿Cuál es la máxima cantidad de sal que una persona debe ingerir al día?

Según la Organización Mundial de la Salud, las necesidades diarias de sal del organismo humano son de aproximadamente menores a 5 gramos al día, incluyendo en esta cantidad el sodio propio que traen los alimentos. La mayoría de la población consume más de 5 veces la cantidad aconsejada. Una forma de medir la cantidad de sal recomendada diaria es con una tapa de lápiz Bic, aproximadamente unos 5 gramos.                                                                
3.    ¿Cómo puede reemplazarse la sal en la preparación de las comidas para que    éstas    resulten    más    saludables?

En primer lugar, disminuyendo el consumo de alimentos como los Snacks. Y en segundo, agregando hierbas aromáticas como laurel, orégano, perejil, eneldo, menta, limón o vinagre para cocinar.                   

4.    ¿Hay algún plato o tipo de alimento que esté estrictamente prohibido por su alto    contenido    en    sal?

Todo depende del estado de salud de cada persona en particular, de la salud de su corazón, de la presión arterial y del funcionamiento renal. Pero por lo general, se recomienda consumir con moderación: Alimentos fritos, fiambres, embutidos, quesos, alimentos en conserva, entre otros.               Aunque lo mejor es consultar con su Nutricionista.                    
5.    ¿Ancianos y niños son la población que más cuidado debe tener?

En la medida en que se envejece, los órganos y sistemas se van deteriorando, de modo que se recomienda disminuir el consumo de sal de nuestra población adulto mayor, recurriendo a las recomendaciones mencionadas. Por otra parte en los niños no es necesario añadir tanta sal, ya que es fundamental partir desde pequeños con buenos hábitos alimentarios.

6.    ¿La comida para bebés puede ser aliñada con sal?

El sabor salado es un gusto adquirido, que inculcan los padres y que puede ser totalmente evitado. Los bebés no saben de sabores dulces o salados. Una de las formas para disminuir el consumo de sal es prolongar la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida, evitar el consumo de alimentos salados, no agregar sal a las preparaciones de los bebes hasta después de los 2 años de vida por la maduración renal del niño. Además los alimentos en su composición ya vienen con sodio, y se debe estimular el consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.







Consejos para una alimentación con menos sal:
Es importante saber que el setenta por ciento de la sal que consumimos no viene necesariamente del salero, sino de los alimentos precocinados y en conserva.
•    Se recomienda que al cocinar utilicemos condimentos y especias naturales los cuales pueden dar muy buen sabor y complementar el valor alimenticio de nuestras comidas.                                    
•    Las cebollas proporcionan un intenso sabor y existen muchas variedades que pueden utilizarse dependiendo del tipo de plato que cocinemos.               Las cebollas son ricas en agua, así que su contenido calórico es menor. Aportan minerales, fibras y vitaminas que ayudan a regular el organismo.    
•    Los ajos tienen mucho sabor y constituyen un ingrediente principal de la dieta. Su contenido nutricional es bastante limitado a la hora de cocinar porque lo utilizamos en menor escala, pero es un sustituto sano que no ocasiona las complicaciones de la sal.                            
•    En cuanto a la salsa de tomate es recomendable prepararla de manera natural ya que las que venden en conserva poseen un alto contenido de sodio. Además de eliminar la sal, estaremos dando un aporte de elementos antioxidantes y anti cancerígeno al usar tomates naturales.                                    
•    En cuanto a los caldos maggi no se deben usar por su excesivo aporte de sodio es preferible preparar los caldos en casa y guardarlos para utilizarlos como base para estofados y guisos. Se sugiere el cocinar al horno para realzar los sabores con hierbas aromáticas.                                                                                                                           
•    En cuanto a combinaciones novedosas podemos tratar de comer papas  con comino, romero, pimientos, etc… Las pastas con salsas a base de albahaca, piñones y aceite de oliva. Los purés y cremas con nuez moscada o eneldo. Para el pescado el zumo de limón, ajos y perejil, por ejemplo, y así estamos evitando de usar la sal como primera prioridad para aliñar las preparaciones.                                             
•    Es buena idea irnos inclinando por las salsas caseras ya que el ketchup, mayonesa y preparados a base de soja poseen también un alto contenido de sodio. El secreto principal es optar por los alimentos naturales y frescos.   
•    No use sal durante la cocción, sino al termino de la preparación.             
•    No ponga el salero en la mesa.                                
•    Use hierbas y especias para añadir sabor.                        
•    Cuidado con los productos sal.                                
•    Leer la información nutricional en los productos que compremos  para saber el contenido de sal antes que tienen.                            
•    Reducir la cantidad de alimentos procesados que consume, tales como sopas de paquete, las salsas y platos preparados como mencionábamos anteriormente.                   •    Reduzca el consumo de Snacks salados como papas fritas, ramitas, doritos y frutos secos salados.                                              
•    Recuerde que la ingesta máxima recomendada de sal es de 6 gramos al día.

“Estos trucos para disminuir la sal de tus preparaciones, pueden ser muy útiles a la hora de preparar la comida diaria. Recuerda controlar tu presión arterial periódicamente puede prevenir complicaciones que afecten a tu sistema cardiovascular, y a la vez logramos prevenir la hipertensión arterial con estas simples medidas”

Catalina Aguilar Wilhelm
Nutricionista

Contacto

Av. Prat 1525

Fono 56 - 63 - 2216461

© 2011 Centro B & F.  Av. Prat 1525 Fono (56 - 63) 2216461 Cel. 97891826 Valdivia. Región de Los Ríos.

Sitio rediseñado por Efectovisual, Valdivia, Chile

Sitio Mantenido por Allsite Informática, Valdivia, Chile